Inicio / Enseñanzas / Enseñanza de la educación religiosa cristiana: una descripción general

Enseñanza de la educación religiosa cristiana: una descripción general

En diez capítulos o ciento once páginas, el autor presenta una colección de métodos de enseñanza para la educación religiosa cristiana. El propósito del estudio, numerosos conceptos erróneos de los estudiantes, derivación de la palabra ‘método’, definición y razones para la educación religiosa, tipos de métodos de investigación y consejos para tomar notas se discuten en el primer capítulo. Les dan a los estudiantes la oportunidad de revisar al escritor en lugar de presentar nueva información. La importancia del segundo capítulo es que explora los problemas de la investigación/proyecto, explora el tema de investigación, formula el tema de investigación, fuentes de información, revisión de literatura relevante, fuentes de información, revisión de literatura relevante, hipótesis y formato para escritura de investigación. Al igual que el primer capítulo, las dimensiones no son nuevas pero sirven como una guía útil. La Política Nacional Revisada de 1981 sobre Instrucción Moral y Religiosa de Nigeria establece que la educación se basa en la memorización de pasajes de la Biblia para afectar los dominios psicológicos y afectivos. Los enfoques para el estudio de la educación religiosa cristiana discutidos en el Capítulo 3 incluyen el enfoque centrado en la Biblia o de la historia de la salvación, el enfoque fenomenológico, el enfoque centrado en el maestro y los enfoques de la Biblia a la vida, las experiencias de la vida y los enfoques centrados en la vida. Así se inyectó nueva vida a la enseñanza de la educación religiosa, a medida que los estudiantes descubrían las implicaciones religiosas de sus acciones.

Partiendo de la premisa de que hay muchos métodos de enseñanza en cada disciplina, el autor identifica algunos métodos y factores que determinan su idoneidad y oportunidad en el cuarto capítulo. Con razón observa que el maestro de estudios religiosos cristianos no debe ser dogmático, sino que debe aplicar un método según lo exija la situación. Estos métodos se dividen en métodos centrados en el maestro (conferencia, preguntas), centrados en el alumno (proyectos, tareas) e integrados (teatro, excursiones, narración de cuentos, juegos de roles).

En el Capítulo 5, el autor explica con éxito términos técnicos como pedagogía y práctica docente. Se discuten los parámetros utilizados para identificar la competencia docente. Parte de la preparación para la enseñanza es consistente con la ley de preparación de Hendrick. Se diseña una discusión sobre la gestión, organización y gestión de la práctica docente y la microenseñanza y sus beneficios para que el docente pueda enseñar de manera efectiva, especialmente si se aplican herramientas de evaluación al final del capítulo.

El capítulo seis rastrea claramente la historia del plan de estudios de educación religiosa, que protege al niño de recibir cualquier instrucción que vaya en contra de los deseos de sus padres. Se discute el origen y el propósito de la palabra ‘currículum’ y el importante papel de los padres, alumnos, maestros, comunidades locales, instituciones religiosas, ministerios de educación y otras instituciones nacionales. El séptimo capítulo amplía la discusión realizada en los capítulos anteriores. El modelo de currículo es un material de referencia útil para todo maestro de educación religiosa cristiana.

El octavo capítulo sobre la planificación de lecciones sigue lógicamente al séptimo porque la experiencia en el aula pone a prueba lo que se ha planificado. El autor observa de manera realista que el éxito de un maestro depende de su dominio de la materia y su trabajo está incompleto hasta que se estudia. La importancia de las metas académicas, los dominios cognitivos, psicológicos y afectivos no se puede exagerar.

Al comentar sobre el uso de materiales didácticos, el autor cree que, entre otros, los buenos materiales deben ser relevantes para el propósito y la edad de los alumnos, deben ser compatibles con sus habilidades y deben despertar su interés. El capítulo final proporciona una descripción detallada del uso de materiales didácticos en la enseñanza. El impacto del contenido visual y audiovisual es asombroso. Si bien brindan a los estudiantes la oportunidad de enfrentar la realidad, deben verse como un medio para lograr un fin.

El último capítulo presenta claramente la justificación de la educación moral en las escuelas en una época de decadencia moral. Por lo tanto, el propósito de la educación religiosa es facilitar los cambios deseados en un individuo porque consta de aspectos teóricos, prácticos, morales, espirituales, humanos y divinos. Toda la sociedad -hogar, escuela, iglesia, organizaciones voluntarias, medios de comunicación- tiene un papel que desempeñar.

Aunque el libro presenta un panorama bastante interesante de los métodos de la educación religiosa cristiana, el propio autor admite que no está tratando de introducir nuevas dimensiones en los dos primeros capítulos. Aunque presenta un formato para la escritura de investigación, los términos técnicos no están definidos, lo que deja al lector en una posición difícil para ver la relación entre ellos. Muchos errores tipográficos restan valor a la riqueza de la presentación. A pesar de lo anterior, este texto ilustrativo de la experiencia educativa nigeriana explora ilustraciones gráficas y preguntas que estimulan el pensamiento crítico. Perspicacia admirable Existe una clara distinción entre currículo y currículo, que se consideran términos sinónimos. También es esencial una presentación clara de la Taxonomía de los objetivos educativos de Bloom. Quizás otra idea es cómo el mal uso de los libros de texto puede dificultar la autoiniciación y convertir el aprendizaje en una mera rutina.

Puede interesarte

Teología en África – Una reflexión

El libro trata sobre la teología cristiana en África, aunque el autor no puede asumir …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *