Inicio / Comunidad / La belleza y la tragedia de la mentalidad de mestizaje — Sínodo del Gran Cañón de la ELCA

La belleza y la tragedia de la mentalidad de mestizaje — Sínodo del Gran Cañón de la ELCA

¡Feliz Mes Nacional de la Herencia Hispana! Mientras celebramos, no puedo evitar reflexionar sobre lo que se celebra: la independencia, el patrimonio y la identidad. En cuanto a mi propia identidad, crecí, como muchos puertorriqueños, escuchando poemas y canciones que afirman que todos tenemos una abuela negra escondida en algún lugar. Había esta idea compartida entre las personas en mi vida de que, no importa cuánto intentemos ocultarlo, en algún lugar de nuestro ADN todos somos negros.

Sin embargo, no le atribuiría eso a mis otros compatriotas que se identifican como hispanos. Podemos compartir una historia similar de conquista colonial, construcción de naciones sobre las espaldas de los esclavos y migración que trae influencias globales, pero ahí es donde terminan muchas de las similitudes. Sin embargo, hay belleza y tragedia en esa historia común compartida. mestizaje mentalidad (“mestizo”).

A diferencia de los Estados Unidos, históricamente se animó a las personas en América Latina a mezclarse. Se creó todo un sistema de castas para medir su identidad en función de cómo se «mezcló» a sí mismo. Hoy en día, las personas han olvidado el gráfico, pero a menudo los escuchará identificarse de varias maneras antes de llamarse negros.

Como mujer latina he aprendido a aceptar que soy negra, indígena y puertorriqueña. No importa cuántas veces la gente me mire como si estuviera loca, ser latin@ significa que somos más que una cosa. No somos inmunes a los prejuicios que acompañan a estas identidades; de lo contrario, vivimos con ellos. Aparecen de muchas maneras: en dichos dentro de una cultura, en lo que se considera bello, en lo que se considera aceptable y en la representación, por nombrar algunos. Un buen ejemplo de lo que quiero decir son las telenovelas. Nunca he visto una telenovela donde los personajes principales sean negros, a menos que sea una pieza de época. Mi esposo argumentará: «¿Qué pasa celia?» Me encantó la novela biográfica sobre la vida de la cantante cubana Celia Cruz, pero sé que solo existe porque era famosa. No hay una novela sobre los afrolatinos viviendo sus mejores vidas hoy.

No estamos obligados a considerar estos matices hasta que completemos el formulario del Censo de EE. UU. Algunos se resisten mientras que otros discuten. Mi amiga Janice compartió su frustración con un plato de mofongo: “No sé qué ponerle encima. no soy blanco ni negro; soy moreno». Lo miré y le dije: «Tú eres indígena como yo soy indígena y negro». Nunca olvidaré la sorpresa y el asombro en su rostro.

En una conversación similar el tío de mi esposo dijo: “Yo no soy blanco, soy de Puerto Rico. El censo solo quiere dividirnos y traer el drama racista de los EE. UU. Lo miré, confundido. Él es Blanco. Puede que compartamos el mismo orgullo nacional, pero una vez que dejemos la isla, aparte de los acentos, la gente nos verá a usted ya mí como ambiguamente morenos.

Sé que la batalla de Estados Unidos contra la raza no es nuestra historia, pero eso no significa que no tengamos la nuestra. Entonces, en este mes de herencia y celebración, los invito a explorar el “ambos/y” de su identidad con sus seres queridos.

Puede interesarte

Enero de 2023 — Sínodo del Gran Cañón de la ELCA

Enero de 2023 — Sínodo del Gran Cañón de la ELCA

Contenido1 Historias de fe en acción2 Enero: lista de verificación anual de beneficios financieros y …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *