Inicio / Enseñanzas / La Biblia como Literatura, Una Introducción – Una Visión General

La Biblia como Literatura, Una Introducción – Una Visión General

resumen

A Capítulo 15 (texto bíblico)

Este capítulo examina la evidencia disponible para los eruditos textuales bíblicos a medida que trabajan hacia objetivos reales, como determinar la primacía entre las diversas lecturas que brindan los manuscritos antiguos y el desarrollo del texto bíblico durante la historia de su transmisión. ¿Cómo se han transmitido los textos bíblicos antiguos a nuestro tiempo? ¿En qué forma están disponibles? ¿Hasta qué punto podemos confiar en las formas que evocan las palabras reales de los autores originales? Los autores observan que la Biblia hebrea impresa y el Nuevo Testamento griego son versiones sintéticas creadas en tiempos relativamente modernos a partir de la evidencia de manuscritos antiguos. La copia repetida introduce cambios, y algunos copistas alteran deliberadamente el texto para «corregir» o «mejorar» el original. Los autores estiman que existen unas 5.350 versiones diferentes del Nuevo Testamento griego. ¿Qué explica esta amplia discrepancia entre los documentos escritos tan temprano en la historia textual del Nuevo Testamento? Aparte de los errores de copia y de los escribas, el cristianismo creció rápidamente durante los primeros siglos y el Nuevo Testamento evolucionó para satisfacer sus necesidades. En general, la situación textual de la Biblia hebrea parece ser más estable que la del Nuevo Testamento griego. Sin embargo, la situación es más complicada de lo que parece. No debemos suponer que el deseo de «corregir» el texto fue menos activo entre los escritores del Antiguo Testamento que entre los escribas cristianos. Los autores observan que hay pasajes en la Biblia que son lo suficientemente similares como para indicar que se derivan de la misma fuente (o uno de otro), pero lo suficientemente diferentes como para indicar que hubo una libertad considerable en el manejo del texto. se están escribiendo. Algunos duplicados (Salmos 14 y 53; 40:14-18 y 70:2-6) y textos triplicados (II Reyes 18:13ss, Isaías 36:1ss y II Crónicas 32:1ss; y Jeremías 39:1ss, Jeremías 25: 4ss y II Reyes 25:1ss) proveen evidencia de apoyo. Se discute la situación textual del texto apócrifo, Eclesiásticos (conocido por los judíos como La Sabiduría de Jesús fue señor). Los autores señalan que a veces se hace referencia a ella en la literatura rabínica, aunque nunca se incorporó formalmente al canon hebreo.

b. Capítulo 16 (Traducción de la Biblia)

Es una paradoja notar que más del uno por ciento de los lectores de la Biblia no pueden leer el texto en hebreo o griego. Esto significa depender en gran medida de la traducción. Este capítulo analiza algunos de los desafíos que enfrenta la traducción de la Biblia. ¿Qué tan bien se atiende a los lectores que deben confiar en las traducciones? ¿Pueden tales lectores creer que las traducciones en general, o cualquiera en particular, les darán la Biblia completa y nada más que la Biblia? Gable, Wheeler y York tienen razón al observar que no se puede hacer una traducción completamente fiel a otro idioma porque no existe un texto universalmente aceptado de la Biblia del cual traducir, y nada más. Fidelidad total en la traducción (incluida la Biblia) no siempre es el caso. posible

Así que configurar un texto es muy complejo y potencialmente difícil. Exigir una traducción de «toda la Biblia y nada más que la Biblia» es imaginar un ser que no existe. El ideal de la traducción (llevar el significado completo de una palabra del idioma original al ‘idioma receptor’) nunca se puede realizar. Parte del sentido original se deja atrás, mientras que se puede aplicar un sentido adicional. ¿Cómo elegir una de las diversas traducciones? ¿Qué criterios deben guiar la selección? Los autores sugieren que los lectores utilicen una combinación de correspondencia formal y equivalencia dinámica. El primero es el estándar de traducción en el que las características formativas del texto fuente se reproducen mecánicamente en el idioma repetidor. Esta última es la cualidad de la traducción, en la que el mensaje del texto original se transfiere de tal manera al idioma del receptor que la respuesta del receptor es la misma que la del receptor original. La traducción está a merced del traductor. Una recomendación realista es utilizar al menos dos o tres versiones para duplicar o triplicar la opinión de expertos disponible sobre una cotización dada.

C. Apéndice II (Escribir en tiempos bíblicos)

La Biblia fue un libro escrito a mano durante mucho más tiempo que un libro impreso. ¿Cuál fue la necesidad de crear un documento escrito formal en los siglos anteriores a la aparición de la imprenta? En este apéndice, los autores analizan las técnicas de escritura para arrojar luz sobre las circunstancias que nos dieron la Biblia como objeto físico.

La escritura se considera uno de los inventos humanos más antiguos. La arcilla, la piel de animales y el papiro se reconocen como los tres principales materiales utilizados para escribir en Occidente y Oriente Próximo hasta la introducción del papel de trapo procedente del Lejano Oriente después del período bíblico. El autor rastrea varios relatos bíblicos relacionados con los escritos. Moisés escribe en etiquetas de piedra (Ex. 34:28-29); Josué esparció una copia de la Ley de Moisés (Josué 8:32); Isaías recibe instrucciones de tomar una tablilla grande (Is. 8:1) y escribir en ella un nombre simbólico; Los judíos le dan a comer a Ezequiel un rollo que, según los autores, puede haber sido entendido como un pequeño rollo de papiro (Ezequiel 3:1-2); Jeremías da órdenes acerca de la próxima destrucción de Judá a su secretario Baruc, quien lo escribe con tinta en un rollo (Jeremías 36). Al final de II Timoteo, el escritor pide que le traigan rollos, especialmente pergaminos, y Juan necesita comer algunos rollos (Ap. 10:9-10). Según la hipótesis de los autores, el Pentateuco, las Crónicas, Job, los Proverbios y los Salmos fueron escritos en pergamino (encontrado localmente en Israel) o papiro (procedente de Egipto). Ellos creían que las palabras de los profetas probablemente circularon oralmente y pueden haber sido escritas inicialmente en forma de notas en palos o madera y luego en pergamino y papel. El pergamino, creen, habría sido elegido más tarde como alternativa. También rastrean el movimiento de los rollos a los códices y del papiro al pergamino.

responder

A Capítulo 15 (texto bíblico)

Los autores tienen razón en su observación de que la tarea de la erudición textual bíblica no es fácil porque su objetivo teórico (es decir, eliminar cualquier distorsión y, por lo tanto, volver a los textos originales tal como los escribieron los autores) hasta ahora nunca ha podido alcanzar. Puede que no haya suficiente evidencia para demostrarlo. Con razón se observa que el concepto de un solo texto original es en sí mismo un mito.

b. Capítulo 16 (Traducción de la Biblia)

Los autores hicieron poco para aislar los desafíos que enfrentan en la traducción, lo que hace que sea relativamente difícil para los lectores apreciar completamente el debate. Aquí es donde radica el poder de Omanson (1988). Él divide el problema en varias categorías? Términos textuales, gramaticales, relacionales y género pronombre. También vale la pena mencionar otro resumen vívido:

Primero, no importa cuán excelente sea una traducción, tiene sus limitaciones. La Biblia se escribió originalmente con 11.280 palabras hebreas, arameas y griegas, pero en la traducción común al inglés solo se usan unas 6.000 palabras. Obviamente, se pueden pasar por alto matices y matices de significado, por lo que siempre es útil comparar las traducciones (Warren 2002, 325).

Es una perogrullada que «la traducción que está utilizando puede ser correcta, por supuesto, pero también puede ser incorrecta» (Fay y Stout 1982, 29). Una limitación de este capítulo es examinar solo la historia de la traducción de la Biblia al inglés, aunque los autores reconocen el hecho de que otros idiomas europeos tienen historias similares.

C. Apéndice (escrito en tiempos bíblicos)

Tal vez la característica más impresionante de su presentación es la forma en que los autores describen el gran abismo que separa nuestro mundo, con su material impreso barato y su alfabetización generalizada, del mundo en el que se desarrolló la Biblia. Y dentro del cual se extendió durante varios cientos de años. Pero es desafortunado que no sean tan influyentes como la presentación similar de Patzia sobre la escritura, copia y transmisión de los manuscritos del Nuevo Testamento (Patzia 1995). A diferencia de Patzia, no hay ilustraciones para ilustrar gráficamente cómo aparecieron estos textos en diferentes materiales de escritura. En general, el hecho de que el texto en sí haya sido publicado en 27 ciudades en su tercera edición demuestra su importancia. Los autores brindan el tipo de información básica esencial que pocos estudiantes tienen el tiempo o la capacidad de recopilar de la gran cantidad de material publicado sobre la Biblia.

Lista de referencias

Fee, Gordon y Douglas Stuart. 1992. Cómo leer la Biblia por su valor: una guía para comprender la Biblia. Míchigan: Zondervan Corporation.

OmansonRoger L. 1988. ¿Puede obtenerlo de aquí?: Problemas en la traducción de la Biblia. siglo cristiano. 22-29 de junio.

Patzia, Arthur G. 1995. La Creación del Nuevo Testamento: Origen, Colección, Texto y Canon. Downers Grove, Illinois: Inter Varsity Press.

Warren, espera. 2002. Una vida con propósito: ¿Para qué estoy aquí en la vida? Grand Rapids, Míchigan: Zondervan.

Puede interesarte

Teología en África – Una reflexión

El libro trata sobre la teología cristiana en África, aunque el autor no puede asumir …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *