Inicio / Enseñanzas / Sábana Santa de Turín – ¿Señal de Jonás?

Sábana Santa de Turín – ¿Señal de Jonás?

A lo largo de los años, he estado razonablemente actualizado sobre los hallazgos y las teorías sobre la Sábana Santa de Torn. Cada año surge algo nuevo a medida que diferentes científicos intentan comprender este misterioso sudario funerario.

El sudario apareció por primera vez en 1356, cuando las reliquias religiosas y el monoteísmo se estaban extendiendo por la Europa medieval. Algunos investigadores afirman que se remonta al siglo VI d.C. y uno también afirma que hay evidencia razonable de su llegada en el siglo I d.C. Cualquiera que sea su historia registrada, muchas personas religiosas creen que es la auténtica mortaja del Señor Jesucristo. El Papa reciente fue a rezar antes del funeral, por lo que claramente cree que tiene importancia.

No importa lo que pienses sobre el sudario, definitivamente es un misterio. En 1898 se fotografió por primera vez y fue un descubrimiento interesante: la imagen del ataúd es un negativo. Hasta ahora, la mayoría de los escépticos creían que la pintura era simplemente obra de un hábil artista medieval que intentaba sacar provecho del mercado de antigüedades. Sin embargo, el descubrimiento de que la foto era en realidad un negativo puso esta idea bajo mucha presión. Recientemente, artistas y científicos han intentado recrear esa imagen utilizando tintes, pigmentos, caucho, tratamiento térmico, etc. Sus resultados son interesantes pero lejos de ser abrumadores. Además, el examen microscópico actual de la tela muestra que no hay evidencia de ningún color.

En 1988, la datación por carbono 14 mostró que el sudario se originó en la Edad Media. Recientemente, sin embargo, han surgido hechos que prueban que el proceso fue muy defectuoso y que la tela puede datar del siglo I d.C.

Desde 2003, se han publicado muchos artículos en revistas científicas acreditadas que intentan comprender la Sábana Santa y sus imágenes. Una hipótesis popular es que la imagen fue creada por el amoníaco del cuerpo humano que entró en contacto con los residuos de carbohidratos en la tela (reacción de Maillard). Pero esto no explica completamente el cuadro notable. Parece que la imagen del sudario es una especie de mapa tridimensional del suelo del cuerpo que ha sido cubierto. Debido a esta cualidad, los investigadores han podido utilizar tecnología informática moderna para desarrollar una reproducción completa del cuerpo. En 2010, History Channel emitió un documental que mostraba los resultados de este proceso. La imagen 3D resultante muestra a un hombre con moretones en la cara, los hombros y las rodillas. Las nuevas marcas de la cola del gato son visibles y las heridas en los costados, las muñecas y las piernas no son evidentes.

La opinión de consenso en este momento es que la Sábana Santa de Turín es en realidad una representación de un hombre que ha muerto por crucifixión y es posible que el contenido se remonte mucho antes de la Edad Media. ¿Es el sudario de entierro de Jesús? Nadie puede estar seguro de esto, pero es cierto que las heridas representadas en la imagen son consistentes con el registro evangélico de la crucifixión.

Algunos científicos todavía no están satisfechos con la teoría de la interacción química de cómo se formó la imagen. Afirman que un catalizador de hecho habría causado tal reacción. Ellos teorizan que alguna forma de energía debe haber pasado a través de la tela para descomponer una reacción química. Una hipótesis es que las unidades de materia llamadas molestias deben haber causado la desmaterialización del cuerpo. Simplemente, el cuerpo atravesó el sudario.

Todo es interesante, pero está lejos de ser definitivo, entonces, ¿por qué estoy interesado en él y por qué debería estarlo usted? Lucas 11 y Mateo 16 registran las palabras de Jesús sobre la única señal que estaba dispuesto a dar a una generación incrédula. Mateo 12:38-41 registra, ‘Entonces algunos fariseos y escribas le dijeron: «Maestro, queremos ver un milagro de ti». Él respondió: «Una generación malvada y adúltera quiere una señal de un milagro, pero no se le dará ninguna excepto la señal del profeta Jonás, porque así como Jonás estuvo tres días y tres noches en el vientre de un gran pez, así Ibn Adam. El hombre vivirá en el corazón de la tierra durante tres días y tres noches. Si existe o no evidencia científica de que Jesucristo resucitó de entre los muertos es una señal para nuestra época es discutible. Pero es cierto que se está investigando, los canales de televisión están haciendo documentales, la gente está escribiendo libros, pero el misterio permanece. La cruz y la resurrección permanecen en el ojo público.

Cada Semana Santa la Iglesia Cristiana conmemora la muerte y resurrección del Señor Jesucristo. Estoy agradecido de que los científicos y los escépticos, aunque no crean, continúan luchando con la posibilidad de que este importante evento en la historia bíblica pueda ser verificado histórica y científicamente. Si esto pudiera confirmarse, ¿afectaría mi fe de alguna manera? No, pero se asegurará de que un mundo incrédulo se siente y tome nota.

Puede interesarte

Teología en África – Una reflexión

El libro trata sobre la teología cristiana en África, aunque el autor no puede asumir …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *