Inicio / Comunidad / Un ejemplo para enseñar interpretación bíblica

Un ejemplo para enseñar interpretación bíblica

Mi trabajo hasta ahora en estos trabajos me ha llevado a través de una breve descripción de la historia de la interpretación bíblica, la consideración de la interpretación bíblica y el desafío de una perspectiva africana sobre la interpretación bíblica. Ahora dirijo nuestra atención al desarrollo de un modelo para la enseñanza de la interpretación bíblica en África que resulte en la sinceridad de la Palabra de Dios y su relevancia para el entorno africano contemporáneo. Para lograr esto, creo que el traductor debe salvar las grandes brechas que separan al autor antes de poder desarrollar un modelo africano para la enseñanza de la exégesis bíblica.

UNA. La necesidad de una novia

La mente del autor de la Biblia está separada por un amplio abismo de la del intérprete africano contemporáneo. Esta brecha ha sido la razón principal de la discrepancia en el significado de un texto dado, tal como lo perciben el autor original y los lectores de hoy. Estas brechas incluyen: idioma, cultura, historia y geografía.

1. Idioma

La Biblia, tal como la tenemos hoy, fue escrita originalmente en hebreo y griego. Estos idiomas tienen características lingüísticas que les son únicas y tienen una poderosa tendencia a interferir con el significado que pretenden transmitir. Es lamentable que en África, al menos y especialmente en Sierra Leona, para un buen número de estudiosos, exista una falta de conocimiento suficiente en las lenguas originales. Cuando se carezca del conocimiento de los idiomas originales, será difícil para los comentaristas dividir los diversos géneros de la Biblia en sus géneros literarios, y analizar unidades más pequeñas de material tradicional de acuerdo con la forma o forma que estos orales, anteriores durante se supone el periodo. -período literario.1

Además, el conocimiento de los idiomas por parte del traductor también puede ayudarlo a determinar las ambigüedades de ciertos pasajes del texto extraño, que pueden intentar oscurecer el significado. A veces, el problema es que la mayoría de los traductores africanos dedican todo su tiempo a los textos en inglés, a diferencia de los textos en griego y hebreo. Para que la enseñanza de la interpretación bíblica sea posible en África, el conocimiento en el idioma original es esencial.

2. Estructura cultural:

Moisés y Pablo, las dos deidades principales en los estudios bíblicos, son de culturas únicas. Estas culturas tuvieron un impacto significativo en el concepto de Dios, el propósito y la naturaleza del hombre. Esto es evidente por sus escritos que nos han sido transmitidos. Para garantizar que se puedan trazar líneas paralelas de conexión, los intérpretes africanos deben examinar el impacto de eventos específicos en la vida judía.

En su lúcido comentario sobre la influencia de la cultura en la religión, John Part dijo que «nosotros abordamos el trabajo de la teología desde dentro de nuestra propia herencia cultural». Visión del mundo africano. Sirve como guía sobre temas específicos que deberían aplicarse a la situación africana.

3. Antecedentes históricos:

Otro vacío que los eruditos africanos deben llenar es un examen histórico del desarrollo de la fe cristiana desde los primeros padres de la iglesia hasta nuestros días.

El traductor debe recordar que la narración bíblica abarca todo el período de la civilización del Cercano Oriente hasta el año 100 d.C. Este período estuvo asociado con el final de una serie de cambios importantes, cuyas consecuencias afectaron su percepción de la participación judía en la historia. Los diversos períodos de la revelación bíblica deben colocarse en su contexto histórico adecuado si queremos entenderlos correctamente. Macleod ofrece este comentario:

… Podemos entender los principios consistentes en un documento bíblico solo cuando primero relacionamos ese documento con las condiciones de nuestro tiempo; Entonces podremos volver a aplicar a nuestro tiempo aquellos aspectos de sus enseñanzas que son válidos en todos los tiempos.

4. Estructura geográfica

No debemos subestimar la gran influencia que el clima y el terreno ejercen en la perspectiva y forma de vida de las personas, incluida su religión. Por lo tanto, el traductor africano también debe llenar la brecha geográfica que lo separa del autógrafo.

La erudición del Antiguo Testamento sugiere que la mayoría o todos los conflictos religiosos estaban relacionados con las condiciones geográficas de Palestina, por ejemplo, la adoración de Baal, por ejemplo, surgió en un país donde la vida dependía de la lluvia. Para los cananeos, Baal era el dios de la tormenta que fertilizaba la tierra, y la adoración de Baal era un ritual mágico calculado para asegurar lluvias regulares y abundantes cosechas. Para los judíos equivalía por lo menos a la deshonestidad ya lo sumo a la idolatría. De hecho, en esa medida las condiciones geográficas han entrado en el lenguaje de la Biblia. (tanto literal como figurado) que cierta familiaridad con estas condiciones es necesaria para la comprensión del lenguaje. En general, el traductor africano debe recordar interpretar cada parte de la Biblia en su contexto, y eso significa no solo su contexto oral inmediato, sino el contexto más amplio de idioma, cultura, historia y geografía en el que nacieron estos escritos.

B. La necesidad de un modelo africano

En la discusión mencionada anteriormente, se identifican el idioma, la cultura, la historia y la geografía que deben cumplirse para lograr una interpretación adecuada. Estos espacios, independientes del texto, no pueden tener ningún sentido, lo que significa que deben leerse en contexto con el texto. Solo cuando se considera esto, uno puede interpretar correctamente las escrituras.

La necesidad de desarrollar un modelo africano sugiere varias consideraciones preliminares. Primero, el traductor africano necesita desarrollar un interés sincero en las formas de pensamiento y su posterior expresión en la vida práctica de los africanos. Ayudará a comprender acciones y prácticas particulares, ya que afectan tanto al individuo como a la comunidad en general. Algunos aspectos de la cultura africana, por ejemplo, la expresión de la verdad eterna en los proverbios, son vehículos para transmitir la verdad bíblica. Los intérpretes africanos contemporáneos deben usar estas herramientas en su búsqueda de una interpretación que sea fiel tanto a la Biblia como a la situación africana.

En segundo lugar, no necesita ser contextualizado sin riesgos. Los eruditos africanos a veces son tan hostiles al defender las prácticas africanas que permiten que tales prácticas socaven la autoridad de la Biblia. Harry Sawyer, por ejemplo, abogó por el bautismo de los muertos sobre la base de que aparecen en la ‘comunión de los santos’ del Credo de los Apóstoles.

Ya que estas dos ideas están resueltas, el traductor ahora tiene que decidir cuándo usar el significado literal, el significado alegórico, el significado anagógico y el significado topológico. En estos cuatro métodos de interpretación, el erudito africano no debe ignorar la intención del texto, de modo que lo que el autor antiguo pretendía entender de sus escritos es de hecho muy exagerado, casi arbitrario, por naturaleza mística y ética. Muchas interpretaciones.7

resultado

Los eruditos africanos deben asegurarse de que se haga justicia tanto al texto bíblico como a la situación africana. Esto significa que nuestro modelo africano de interpretación bíblica debe deshacerse de las referencias excesivas e insuficientes y asegurarse de que todo se saque de contexto, pero que no se lea nada adicional. Ya es cierto que el traductor no puede abordar el texto sin ciertos presupuestos, pero como dice Graham N. Stanton:

El texto es lo primero: el intérprete se para humildemente ante él y ora para que a través de los métodos eruditos y las preguntas con las que aborda el texto, la palabra de Dios pueda ser escuchada de nuevo.

Notas finales

1. Stephen H. Travis. Interpretación del Nuevo Testamento. ed. AH Marshall. (Exterior: The Paternoster Press, 1985), p. 153.

2. Por consistencia, hemos decidido usar el pronombre masculino ‘HE’ para referirnos a hablantes africanos masculinos y femeninos.

3. Juan Parte. Un principio rector. (Londres: SPCK, 1995) pág. 45.

4. El Diccionario Bíblico Ilustrado. Parte 2. Comentario SV por MA McLeod.

5. Ibíd.

6. Parrot, pág. 47.

7. Douglas Estuardo. Interpretación del Antiguo Testamento. Filadelfia: Westminster Press, 1980) pág. 135.

8. Marshall, página 69.

Puede interesarte

Enero de 2023 — Sínodo del Gran Cañón de la ELCA

Enero de 2023 — Sínodo del Gran Cañón de la ELCA

Contenido1 Historias de fe en acción2 Enero: lista de verificación anual de beneficios financieros y …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *